Somos un país de grandes contrastes en todos los sentidos y nuestro clima no podía ser menos. Con regiones que pueden alcanzar más de 30 grados bajo cero en invierno y superar los 50 grados positivos en verano, estamos entre los países más pintorescos en cuanto al clima, con más de 80 grados de diferencia entre la temperatura máxima y la mínima.

Bajo Cero

La temperatura más baja que se ha registrado oficialmente en España -y digo oficialmente porque se tiene constancia de temperaturas mínimas o máximas mucho más extremas, pero no se llegaron a registrar oficialmente por no tener los medios o por las condiciones- fue de 32 grados bajo cero durante la ola de frío de 1956, concretamente el día 2 de febrero en el lago Estangento (Lleida) a 2000 metros de altitud. Se cree que en otros puntos más altos de los Pirineos debieron bajar de los -40º esa madrugada, pero por aquel entonces la red de estaciones meteorológicas era bastante escasa y no se pudieron registrar.
Bajo condiciones de inversión térmica, España es muy buena para registrar temperaturas extremas. En Calamocha (Teruel) que apenas está a 800 m sobre el nivel del mar, se registraron -30º el 17 de diciembre de 1963. Y la capital de provincia con la temperatura más baja registrada es Albacete, con -24º el 3 de enero de 1971.

Por encima de 45 grados

Desde luego, si podemos presumir de algo es de nuestras altas temperaturas. Tenemos la suerte de vivir en un país en el que se disfruta del buen tiempo la mayor parte del año, pero eso supone, como contrapartida, que cuando aprieta el calor ¡es mucho calor!
Las temperaturas máximas registradas en España se corresponden indudablemente con Sevilla, que solo en el siglo XIX ya ostentó varias mediciones superando los 50 grados positivos. Aunque no ha sido hasta esta última década cuando se han podido corroborar tomado mediciones por satélite.
También y de forma oficial, Murcia registró 47,2 grados positivos el 4 de julio de 1994, Córdoba alcanzó 46,6 grados en la ola de calor de 1995 y Jaén 46,0 grados el 8 de julio de 1939.
Aunque ya estemos acostumbrados, las altas temperaturas que estamos soportando los últimos días en todo el territorio español, están provocando que muchas personas tengan dificultad para dormir. Unos porque no pueden conciliar el sueño y otros por tener continuos despertares durante la noche. El calor sofocante provoca deshidratación, dificultad en el descanso nocturno, irritabilidad y mala regulación de la temperatura corporal, entre otros malestares. Así que vamos a darte unos sencillos tips para llevarlo mejor y disfrutar del verano.

6 Tips para dormir a pierna suelta

1. No dormir siestas que excedan los 20 minutos
2. No leer o ver televisión desde la cama
3. Darse un baño tibio antes de acostarse (nunca una ducha fría para no contrastar con la temperatura ambiente)
4. Hacer una cena ligera rica en agua y sales minerales
5. Una vez acostados y en postura relajada, disfrutar de una sesión de 30 minutos de VitalRelax
6. Usar prendas ligeras y holgadas para dormir
Es un consejo VitalRelax