Nature Genetics, la más prestigiosa publicación de investigación genética, publica en su último número de Junio, 2017 el hallazgo de un grupo de investigadores:  mecanismos biológicos y genéticos que causan insomnio. Por primera vez se demuestra que las causas del insomnio no se limitan a condiciones psicológicas, sino que puede haber una predisposición genética.

Esto explicaría las razones por las que, incluso después de los tratamientos, hay pacientes que continúan descansando mal y con problemas para dormir.

El profesor Van Sommeren (Instituto Holandés de Neurociencias), uno de los líderes de este grupo internacional de investigación, asegura que este descubrimiento abre un nuevo camino para la comprensión del insomnio desde un nivel de comunicación entre neuronas y para la obtención de nuevos tratamientos.

Esta nueva perspectiva del insomnio se ha conseguido tras el estudio de 113.000 sujetos y el hallazgo de 7 genes relacionados con la falta de sueño. A su vez, gracias a la colaboración del equipo con el Instituto de Neurogenomics,  Helmholz Zentrum de Munich, se han podido relacionar estos genes con desórdenes de ansiedad, depresión, neurosis, y  una baja percepción del bienestar.

El estudio genético del insomnio también reveló su aspecto genérico: en las mujeres tiene una incidencia mayor (33% ) que en los hombres (24%), para sujetos mayores de 50 años.