Las inusuales temperaturas nocturnas de los últimos días dificultan conseguir un sueño reparador. Los expertos temen que esto sea el primer aviso de un verano con temperaturas extremas. Ante esa perspectiva, muchos se preguntan: ¿cómo dormir fresco en verano? Compartimos varios consejos para dormir con calor.

Cómo dormir con calor en verano

Dúchate antes de ir a la cama: una ducha fresca justo antes de acostarte disminuirá tu temperatura corporal un par de grados por lo menos. También puedes poner un barreño de agua fría al lado de la cama y remojar los pies unos minutos antes de irse a la cama.

Dormir desnudo no es una buena idea: parece que lo natural cuándo se tiene calor es quitarse el mayor número posible de capas de ropa. Pero en realidad cuando estas en la cama es mucho mejor dormir con un pijama de algodón ligero transpirable para no convertir el colchón en una balsa de sudor.

Una comida ligera y nada de alcohol: las comidas pesadas producen digestiones pesadas en las que se generan un montón de calorías. El alcohol también aporta calorías vacías al organismo. Todas estas calorías aumentan la temperatura corporal del cuerpo, que es justo lo que menos necesitas para dormir fresco.

Mantén el dormitorio fresco durante el día: esto implica tener ventanas y persianas cerradas durante el día para que no entre el calor, no dejar aparatos electrónicos encendidos dentro de la habitación (generan calor) y no tumbarse en la cama hasta el momento de ir a dormir (el colchón se calienta por el contacto corporal).

Usa un ventilador: no es recomendable dormir toda la noche con el aire acondicionado. Aunque enfría el dormitorio lo hace a costa de resecar el ambiente. Es más recomendable usar un ventilador. Para que refresque de verdad, te recomendamos poner delante del chorro de aire un recipiente lleno con cubitos de hielo.

Pon una bolsa de hielo debajo de la almohada: la cabeza es una de las partes de nuestro cuerpo que más se calienta, así que este truco ayudará a mantenerla fresca durante toda la noche.

Duerme con ventanas y puertas abiertas: si durante el día es recomendable cerrar las ventanas para que no entre el sol, en cuánto este se esconde hay que abrirles para que entre la brisa y se cree una corriente en el interior de la casa.

Así es cómo se puede dormir con calor en verano. Sigue estos consejos para dormir fresco y compártelos con tus conocidos.