Estas durmiendo tranquilamente en la cama y de repente sientes como tu cuerpo cae al vacío. Se trata de una desagradable sensación que te hace despertar sobresaltado.  Seguro que te ha pasado alguna vez y te ha hecho preguntarte: ¿por qué sentimos que nos caemos cuando dormimos?

¿Por qué sentimos que nos caemos cuando dormimos?

El fenómeno se llama mioclonia o sacudida hípnica y aparece justo cuando estás conciliando el sueño, lo que hace que te despiertes de forma repentina. La sacudida hípnica se produce cuando los músculos, por lo general en las piernas (aunque pueden ser en todo el cuerpo), se contraen rápidamente y de forma involuntaria, casi como un espasmo.

Aunque las razones que hay tras la sacudida hípnica no se comprenden del todo, hay dos teorías principales al respecto:

La primera cree que son un recuerdo de nuestra evolución y que servían al menos a dos importantes funciones relacionadas entre sí.

En primer lugar, este repentino despertar nos permitía comprobar nuestro entorno una vez más y asegurarnos de que es realmente seguro. Sin duda era algo muy útil despertarse de cuando en cuando mientras dormíamos en un entorno potencialmente hostil.  Otra función de dicha sacudida sería comprobar, antes de ir a dormir, como de estable era nuestro lugar de descanso (imagina a un mono que tiene que comprobar si la rama sobre la que va a dormir es lo suficientemente fuerte).

Así pues, aunque tenía sentido cuando dormíamos al raso o en sitios no demasiado seguros, con el avance de la especie ha quedado como una reliquia evolutiva (en cierto modo como la persistencia de las muelas del juicio).

La segunda teoría sobre la sacudida hipnótica dice que se debe a la lucha entre dos sistemas de nuestro cuerpo. Por un lado el sistema de activación reticular (RAS), que nos ayuda a mantenernos despiertos, y el núcleo pre-óptico ventrolateral (que nos induce a dormir). La sacudida hípnica sería el síntoma de que el núcleo ventrolateral ha ganado al RAS.

¿Es mala la sacudida hipnótica?

La sacudida hipnótica es mala, pero desde luego se trata de una sensación molesta y que preferirías evitar.

Dado que la sacudida hipnótica se relaciona con la actividad motora, cualquier cosa que mantenga tu sistema motor activo durante la noche va a aumentar las probabilidades de experimentar este fenómeno. Por lo tanto, se recomienda evitar el alcohol, la cafeína y el ejercicio vigoroso antes de acostarte.