Siempre se ha dicho que la cena es la comida del día que más engorda, ya que no quemamos nada de lo que consumimos porque nos vamos en seguida a la cama. Por este motivo, muchas personas intentan adelgazar suprimiendo las cenas o cenando muy poco, lo que es un grave error que nos puede provocar desórdenes alimenticios. Lo mejor es recurrir a recetas para cenas ligeras que evitarán que pasemos hambre sin que engordemos más de lo que deberíamos.

Para empezar, es preferible no olvidarnos de tomar algún tipo de merienda, ya que precisamente no tomarla puede producirnos más hambre al llegar la noche y hacernos cenar más de lo que deberíamos.

También es muy importante la hora a la que cenemos. Lo mejor es cenar pronto para asegurar que la digestión se habrá realizado completamente antes de irnos a dormir. Si entre la cena y el sueño tenemos hambre siempre podemos comer algo más, como una pieza de fruta, por ejemplo.

Recetas para cenas ligeras

Preparar una ensalada, a nuestro gusto pero sin abusar del aceite, puede ser una buena opción para cenar de forma ligera. Debemos tener en cuenta que su alto contenido en agua y nutrientes consiguen saciar tanto nuestra hambre como nuestra sed, además de cumplir una función depurativa y contribuir a la protección de la flora intestinal.

Un plato fácil de preparar y que permitirá saciar nuestra hambre de forma sana y saludable son las cremas de verduras. Como se pueden ir variando los ingredientes, con esta clase de cena aseguraremos que nuestro organismo cuenta con una alimentación rica en vitaminas, minerales y fibra.

Otra buena opción puede ser incluir el pescado blanco como la merluza, el rape o el bacalao. Estos alimentos nos aportan una gran cantidad de fósforo, calcio, hierro y vitamina A (esta última en el hígado, parte que se suele desechar). Además, cuentan con la posibilidad de ser preparados tanto a la plancha como al horno.

Por último, la tortilla a la francesa es una solución muy socorrida que, aunque no saciará un hambre voraz, puede ser una cena rápida y ligera para un día en que hayamos comido fuerte.

Cualquiera de estas recetas puede ser acompañada de pan, yogurts o fruta. Lo más importante es no pasar hambre, ya que existen muchas opciones saludables que nos permitirán mantener la figura sin necesidad de sufrir. Si conoces más recetas para cenas ligeras, esperamos tu comentario.